Embalaje y protección

El embalaje es la primera aplicación para la que se creó el Poliestireno Expandido (EPS). Su resistencia mecánica, su peso ligero y versatilidad hacen que sea un material imprescindible para embalar y proteger sus productos.

Un ejemplo, lo encontramos en los sectores de la automoción y electrodoméstico donde los componentes son frágiles y de alto coste por lo que es esencial protegerlos de golpes e impactos. Aunque hayamos relatado esos dos mercados otros sectores industriales también tienen la misma problemática.

Para satisfacer las diversas demandas del mercado, diseñamos embalaje de protección en espuma celular (EPS, EPP) adecuados para cada tipo necesidad.

La flexibilidad y su ligereza y claro está su resistencia al impacto, hace de estos materiales un aliado seguro para que sus componentes, incluso grandes y pesados, se transporten en un embalaje seguro.