La clasificación del poliestireno es sencilla y precisa

La importancia de clasificar los residuos plásticos con facilidad

Una de las condiciones necesarias para que el reciclado del plástico sea altamente efectivo y retornable al ciclo productivo es que se pueda clasificar con facilidad en las plantas de reciclado. Recientemente, un estudio de la compañía Tomra en colaboración con la asociación Styrenics Circular Solutions ha concluido que el poliestireno puede clasificarse de manera sencilla y muy precisa. Su pureza, una vez separado y tratado el material, supera el 99,9%.

Esto es debido a que el corcho blanco cuenta con una señal única que facilita su correcta identificación por parte de los sistemas automáticos de clasificación. Después de moler las granzas, lavarlas, secarlas y clasificarlas, su nivel de pureza es superior al que se necesita para el reciclaje del poliestireno con procesos mecánicos o más sofisticados.

Según Sven Riechers, Vicepresidente de Gestión Empresarial de Productos Estándar de Ineos Styrolution en Europa, Oriente Medio y África, “los hallazgos sobre la clasificación del poliestireno confirman que este material es una buena opción para la economía circular, y demuestran que los estirénicos están hechos para el reciclaje más que ningún otro material”.

Cabe recordar que uno de los procesos más habituales para reintroducir el poliestireno en la cadena de valor pasa, en primer lugar, por la recogida y clasificación de los residuos. En segundo lugar, se tritura el plástico y se somete a la despolimerización, que consiste en la degradación del material hasta obtener aceite de estireno, que se purifica para posteriormente obtener nuevas granzas de poliestireno.