Episodio 46 de Packaging Podcast: Robótica & Packaging ¿qué nos depara el futuro? - Knauf Industries

Episodio 46 de Packaging Podcast: Robótica & Packaging ¿qué nos depara el futuro?

Hoy empezamos la 2ª temporada de Packaging Podcast. Nos estrenamos con la mesa de redacción compuesta por Víctor Borrás y Aureli Vázquez.

 Entre muchos otros temas alrededor de la robótica hoy vamos a hablar de:

  1. ¿Cuál es el concepto de cobot?
  2. ¿Qué funciones la robótica/automatización puede ayudar a cubrir en el entorno del Packaging?
  3. ¿Cuál es el nivel óptimo de robotización?
  4. ¿Dónde crece la implantación de robots?

Además de responder a estas cuestiones, vamos a plantear reflexiones que están en boca de todos:

  1. La progresiva automatización de algunos puestos de trabajo que significa la paulatina sustitución de las personas por máquinas en determinados puestos.
  2. La posibilidad (o no) de automatizar esos puestos por los costes y riesgos que representan en un momento de incertidumbre.
  3. La necesidad o no de crecer en tecnología en momentos de crisis.

Y todo esto en el marco de la industria en la que la automatización es incuestionable:

  • La Industria del packaging

Es un tema que ya hemos abordado en otros podcasts (por ejemplo, en el episodio nº8 de Packaging Podcast), así que hoy queremos centrarnos sobre todo en los datos.  

Antes de nada, recordar 2 conceptos esenciales:

  • El concepto de cobot (robot colaborativo) es esencial. No se trata sólo de ‘automatizar’ (que ya es un gran paso), sino de dar un paso más y buscar la robótica colaborativa. Es decir, robots que complementan, mejoran y hacen más eficiente la producción.
  • Escalabilidad: otro concepto clave. Los humanos nos cansamos, nos ponemos enfermos, necesitamos descansar… Los cobots no. Eso hace que su trabajo sea replicable y escalable con cifras casi exactas.

Dicho esto… y a modo de contexto, recordar algunas de las funciones que la robótica/automatización puede ayudar a cubrir en el entorno del packaging. Aunque aquí os enumeramos algunas utilidades, os invitamos a ver vídeos específicamente de packaging en las páginas de ABB, universal Robots, Kuka… veréis cantidad de ejemplos y sus aplicaciones prácticas.

  • Producciones a medida: displays, expositores, ciertos PLVs… los nuevos robots colaborativos tienen la ventaja de que pueden ser tan versátiles y detallistas como cualquier trabajo manual realizado por un humano. En WeAreCobots, por ejemplo, la empresa Meltwood puso a un cobot de UR marcando con puntos de cola caliente un recorrido complejo.
  • Formación de cajas (formarlas, cerrarlas, encajar…)
  • Desfleje de palés: es un trabajo que aporta poco valor añadido y que por tanto puede ser sustituido por máquinas. En este caso, cobots, ya que a menudo se hace de forma colaborativa: personas trabajando al lado de robots.
  • Reciclado de productos de deshecho
  • Automatización en producción de alimentos envasados en bandejas de plástico
  • Robotización de final de línea (bebidas, aceites, lácteos…)
  • Packaging para productos cárnicos, frutas y verduras
  • Un largo etcétera (ya no hablo de sectores como la automoción porque nos vamos del tema…)

Con todo lo dicho, diréis: pues esto ya es un hecho.

Sí y no, porque es verdad que se ha avanzado mucho en los últimos años, pero como decía hace poco un directivo de Mitsubishi Electric (Malte Schlüter), “los robots están lejos de reemplazar todo el trabajo manual en la industria del packaging”.

Esto nos lleva a la pregunta importante: ¿realmente estamos lejos de ese estadio de robotización óptima? ¿Y cuál sería el nivel óptimo? Esto último ahora es difícil de saber, pero los datos nos ayudarán a acercarnos a una respuesta.

Hace unos meses, la Federación Internacional de Robótica actualizaba datos sobre la producción de cobots y las previsiones de implantación para los próximos años. Las cifras son bastante explícitas. Estamos pendientes de conocer los datos cerrados de 2019, pero sí tenemos los de 2018. Son los últimos datos publicados por la IRF de momento.

Pues bien, en 2018 se instalaron (en el mundo) 422.000 robots industriales, es decir, un 6% más que en 2017.  Fue un ‘año récord’, pero esto no sería noticia porque cada año se vienen superando las cifras del año anterior.

Lo llamativo aquí es la cifra es casi el triple de la que se registró en 2012, sólo 6 años atrás (entonces fueron 159.000 robots industriales instalados).

Es verdad que en los últimos 2 años el mercado se ha ralentizado un poco (ese 6% es muy discreto comparado con el 30% de 2017), e incluso todo apunta a que las cifras de 2019 irán a la baja. Pero, por otro lado, nadie esperaba que en 2018 la cifra aumentara: 2018 fue un año difícil para la industria fabricante de automóviles y de electrónica, con el conflicto China/USA de por medio.

Pero si hilamos más fino, veremos cosas más interesantes. Por ejemplo, la industria de alimentos y bebidas sólo representa un 3% de la instalación de robots, lo que significa que hay un gran margen de crecimiento por aquí. 2020 está siendo un año muy muy duro, sobre todo para sectores como la automoción, pero la alimentación no se ha visto apenas perjudicada (incluso al contrario), y esto podría ayudar al despegue de la robotización.

¿Dónde crece la implantación de robots?

Sin duda, en Asia. El 66% de los robots se instalan en este continente a día de hoy. Pero ojo, parece que este mercado se estanca, al contrario que el europeo o el americano. Por ejemplo: China, que acumula 154.000 unidades (más de 1/3 del total) ha decrecido un 1%. Y en Corea ha bajado más: un 5%.

Miremos ahora las cifras de Europa, siempre según los datos de la Federación Internacional de Robótica: en nuestro continente la instalación de robots creció un 14% (75.000 unidades).

Más claro aún es el crecimiento en América (principalmente EEUU): en 2018 se instalaron 55.000 robots, un 20% más.

La previsión apunta a crecimientos muy significativos: por ejemplo, en 2022, se espera alcanzar (en todo el mundo) 584.000 nuevas instalaciones, es decir, casi un 40% más que en 2018. Pero ojo porque estas previsiones son previas a la crisis de la Covid, así que tendremos que esperar.

Por supuesto, cuando hablamos de ‘robots industriales’ no hablamos siempre de robots colaborativos, cobots. Estos representan de momento una proporción pequeña, 3% en 2018, pero con clara tendencia al crecimiento. Y en este segmento en concreto, el de los cobots, sí parece que va a haber crecimientos exponenciales en relación al total. Por eso se repite tanto que el mercado de los cobots es un mercado de oportunidades.

Otra pregunta más: ¿qué sectores tiran más de la robótica?

Sin duda, el de la automoción es (o era, covid mediante) el más relevante. Hasta ahora representaba un 30% del total de instalaciones de robótica industrial. Estamos hablando de unas 125.000 instalaciones anuales (en todo el mundo, insisto).

Pero ojo, porque la industria electrónica / eléctrica ya se sitúa en esas mismas cifras, y representa también cerca de un 30% del total.

¿Qué pasa con la industria del packaging? Pues, como decíamos antes, tiene un aún un enrome potencial de crecimiento, porque está siendo una transición lenta todavía. Las ventajas están claras, pero la industria se va decidiendo muy poco a poco. En el caso de España, pensemos que es un país de pymes, que tradicionalmente son las más reacias a invertir a largo plazo… y estaremos de acuerdo que el momento no invita.

Para acabar. Un gran reto/preocupación: la seguridad.

La industria trabaja en este aspecto y hay empresas especializadas en este tema (Pilz, por ejemplo, es experta en seguridad industrial).

Pero a medida que los robots se vayan introduciendo de pleno en la industria y los sindicatos empiecen a hacer su trabajo, cabe esperar que este tema cobre cada vez mayor importancia.

Para acabar, una recomendación divertida para que veáis lo que es capaz de hacer un robot colaborativo: 

Ir a descargar

Ir arriba