Recuperación de energía - Knauf Industries

Recuperación de energía

Junto a los canales de reciclado existentes, la recuperación de energía es una alternativa muy interesante para los envases plásticos después de su utilización.

La recuperación de energía se dirige principalmente a los envases de plástico pequeños y a los envases sucios cuya clasificación es técnica o económicamente inadecuada para el reciclado.

El objetivo es utilizar los residuos de envases combustibles como medio de generación de energía mediante incineración directa con o sin otros residuos, pero con recuperación de calor.

Los plásticos depositados en las incineradoras de residuos urbanos ayudan a generar electricidad y calor, mientras que el uso de fracciones separadas como mezclas de papel y plástico como combustibles alternativos en las centrales eléctricas puede sustituir al carbón y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Se estima que la sustitución del carbón por todos los residuos de plástico que no puedan reciclarse razonablemente reduciría las emisiones asociadas de gases de efecto invernadero en una cuarta parte y reduciría la necesidad de importaciones de carbón en Europa en un 15%.

Los humos de los incineradores municipales no son peligrosos. Las dioxinas, por ejemplo, se destruyen totalmente si la temperatura es suficientemente alta.

¿Cuál es la ganancia de energía de los principales plásticos?

Materia Prima

PCI*

MJ/kg

Ganancia calorífica útil**

MJ/kg

PE

43

22

PP

44

24

PS / PSE

40

22

PVC

17

9

PET

22

12

*Menor valor calorífico

**Valores ajustados según el origen de la materia.

 

La energía recuperada puede ser utilizada para calefacción urbana o generación de electricidad. Por ejemplo en Francia se ahorran cada año, a unas 300.000 toneladas equivalentes de petróleo.

El origen de esta fuente proviene en su mayoría de los envases de EPS usados utilizados con fines industriales y comerciales, que no disponen de una cadena de reciclado viable (pequeñas cantidades y depósitos contaminados, lejos de los ya existentes), se destinan a la recuperación de energía.

El EPS (Poliestireno Expandido),un ejemplo en términos de recuperación energética, tiene serias ventajas para contribuir eficazmente, al final de la vida útil, a los sistemas de recuperación de energía:

     1. Su alto poder calorífico facilita la combustión de los residuos presentes simultáneamente en el horno.     

1 kg EPS = 1,4 litros de aceite

     2. Compuesto únicamente de carbono e hidrógeno, no emite gases tóxicos durante la combustión. 

     3. A estos ahorros energéticos directos se suman los generados por la recuperación de la energía liberada durante la combustión de los residuos. La energía recuperada se reutiliza en diversas aplicaciones en forma de electricidad, agua caliente o vapor para calentar edificios o zonas industriales.

El análisis del ciclo de vida de un embalaje de AIRPOP (EPS)  de televisión realizado en 10 países europeos en 2002 reveló, entre otras cosas, que al final de su ciclo de vida, la recuperación energética sistemática mejoraría el comportamiento medioambiental en un 15-30% según los parámetros estudiados.

 

VER POST RELACIONADO:

Reciclaje de plásticos: Un combustible más limpio

Ir arriba