vuelta al origen verde del poliestireno 1024x536 - Vuelta al origen verde del poliestireno expandido

Vuelta al origen verde del poliestireno expandido

El poliestireno expandido, también conocido como porexpán o corcho blanco, ha transformado en las últimas décadas la forma de fabricar productos industriales, transportar artículos e incluso construir edificios. Aunque nos pueda parecer sorprendente, el origen de este material se encuentra en la resina de un árbol, de la cual se extrajo una molécula monómera, el estireno. Más adelante se unirían diversas moléculas entre sí para crear materiales más flexibles, lo que daría lugar al poliestireno.

Ahora el poliestireno expandido ha vuelto a sus orígenes verdes, ya que en Knauf Industries hemos creado NeoPS, un bioplástico de poliestireno expandido que no tiene origen en los carburantes, sino que se obtiene mediante un proceso químico a partir de una biomasa compuesta de residuos vegetales, como ramas y hojas, residuos de soja, maíz, trigo o cereales. Para su elaboración no utiliza plantaciones agrícolas.

Este avance es un guiño a la historia, un regreso a la naturaleza de este material omnipresente en la industria.

Todo empezó en el siglo XIX, concretamente en 1839, cuando el boticario berlinés Eduard Simon logró aislar, de forma involuntaria, la sustancia aceitosa que contiene la resina del árbol turco liquidámbar oriental. Unos días después del hallazgo, Simon se percató de que aquel monómero se había espesado. Denominó a aquella sustancia óxido de estireno, al considerar que la transformación se había producido a causa de la oxidación.

Durante los años posteriores, diversos descubrimientos químicos permitieron deducir que la transformación del estireno no dependía del oxígeno, sino de la polimerización, es decir, un proceso por el que los monómeros se agrupan y se convierten en una molécula mayor.

En 1920, el químico Hermann Staudinger, que merecería años más tarde el Premio Nobel de Química, presentó su teoría de la polimerización, según la cual el calentamiento del estireno desencadena una reacción que produce macromoléculas. De este modo logró sintetizar lo que se conocería como poliestireno. También descubrió que las cadenas repetitivas de monómeros eran el factor que daba elasticidad al caucho.

El siguiente avance tuvo lugar pocos años más tarde, en 1930, cuando la empresa química BASF desarrolló un formato de poliestireno en granos para su explotación comercial. Dos décadas más tarde, en 1951, la empresa patentaría el poliestireno expandido.

La innovación es una rueda que no se detiene y que coge impulso con cada nuevo avance a lo largo de la historia. Es este espíritu de mejora continua el que nos ha conducido a NeoPS.

Este nuevo material es una expresión de la economía circular. Al prescindir de recursos fósiles, su huella de carbono es muy inferior a la del EPS convencional, pero mantiene las mismas prestaciones que el Airpop o corcho blanco: está formado en un 98% por aire y, por lo tanto, es ligero, aislante, con alta capacidad para absorber los golpes y con resistencia mecánica.