Norma ISO 14001

ISO 14001: qué es y cómo afecta a tu gestión del packaging

ISO 14001, ¿qué es y a qué afecta? ¿Por qué debe interesarte?

La preocupación por el medioambiente alcanza sectores cada vez más amplios de la sociedad, incluyendo la actividad industrial. La mirada sostenible en los procesos productivos se ha convertido en un elemento central en cualquier estrategia empresarial.

Las normativas gubernamentales, la concienciación de los consumidores, pero también la propia responsabilidad de los productores, han hecho de los Sistemas de Gestión Ambiental (SGA) una herramienta necesaria en toda organización. Y la referencia a nivel internacional es la norma ISO 14001.

 

Los Sistemas de Gestión Ambiental (GSA)

Los certificados ambientales son una garantía de calidad y de compromiso con el entorno. Para obtenerlos, es necesario que la empresa adapte todos los procesos que lleva a cabo, de manera que demuestre un compromiso real con el cuidado del medioambiente. Es decir, la protección del medioambiente se incorpora a todas las rutinas de la organización.

– ¿Qué es la norma ISO 14001?

La norma ISO 14001 tiene su origen en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, en 1992. A partir de aquel momento, la Organización Internacional para la Estandarización (ISO) se compromete a crear normas ambientales de alcance mundial, lo que daría pie a la serie ISO 14000, compuesta por ocho elementos.

La ISO 14001, que aparece en 1996, y se renueva en 2004 y en 2015, incluye especificaciones y directivas para la implantación de Sistemas de Gestión Ambiental.

La norma no fija metas ambientales para la prevención de la contaminación, ni se involucra en la lucha por la protección del medioambiente a nivel mundial, sino que establece herramientas y sistemas enfocados a los procesos de producción de cualquier organización, y controla los efectos que producen en el entorno.

Hay que decir que someterse a cualquier certificación ambiental es un proceso voluntario que, en todo caso, demuestra el compromiso por adaptar la actividad a unos estándares reconocidos mundialmente.

Otra cuestión importante es que cualquier empresa, sea cual sea su tamaño, ámbito territorial y sector de actividad, puede implantar un SGA y solicitar la certificación ISO 14001.

La industria del packaging ha hecho grandes avances en su compromiso con la sostenibilidad, aplicando el ecodiseño y los principios de la economía circular.

Es el caso de Knauf Industries, que está en proceso de certificar todas las plantas operativas en el país. En España se denomina UNE-EN ISO 14001, y ya la han obtenido las de Zaragoza y Aoiz (Navarra), y próximamente lo hará la de Vilafranca del Penedès (Barcelona).

 

– Los beneficios de implantar un SGA

Como decíamos, la concienciación ciudadana y una legislación cada vez más restrictiva en materia medioambiental, obligan a las empresas a ser muy cuidadosas con sus procesos productivos.

La cuestión es que, además de demostrar responsabilidad social corporativa, la implantación de Sistemas de Gestión Ambiental aporta importantes beneficios, en cuanto a imagen de marca y reputación, pero también económicos:

  • Potencia la innovación y la productividad.
  • Reduce los costes de la gestión de residuos o primas de seguros.
  • Elimina barreras a la exportación.
  • Optimiza los recursos mediante su uso racional.
  • Reduce la probabilidad de riesgos ambientales.
  • Mejora la seguridad de los empleados.

 

– ¿Cómo conseguir la certificación ISO 14001?

La ISO 14001 se basa en la metodología del ciclo PDCA (Planificar, Hacer, Verificar, Actuar). Para obtener esta certificación, pues, es necesario llevar a la práctica un SGA que implique a todos los integrantes y procesos de la organización.

El primer paso es definir una política ambiental que reafirme el compromiso de la empresa. A esta declaración de intenciones la debe seguir la definición de acciones concretas, en función de las necesidades de adaptación de procesos detectadas.

La puesta en marcha del SGA probablemente requiera acciones formativas para la plantilla y definir responsabilidades. Antes de obtener la certificación, habrá que verificar que las políticas ambientales implantadas funcionan y que se están alcanzando los resultados planteados.

Las revisiones periódicas determinarán si los procesos se llevan a cabo de forma correcta y si es necesario aplicar mejoras.

Las plantas de Knauf Industries de Zaragoza y Aoiz han completado todas las fases, y han conseguido la certificación ISO 14001 tras superar la auditoría de Aenor.

 

Los Sistemas de Gestión Ambiental en el sector del packaging

La gestión del packaging es especialmente indicada para la aplicación de Sistemas de Gestión Ambiental. ¿Cómo afecta su implantación a una empresa que todavía no contemple procedimientos respetuosos con el medioambiente?

Lo primero que hay que decir es que desarrollar packaging sin conciencia medioambiental es una muy mala idea desde el punto de vista del negocio. El derroche en materias primas y en gestión de residuos, la ineficiencia energética, la penalización en términos comerciales por parte de partners y consumidores, por no hablar de la insensibilidad ante la contaminación ambiental y de los océanos… A todas luces, mantener procesos ineficientes y anticuados va a conducir al fracaso empresarial.

 

– La gestión ambiental en Knauf Industries

Implantar una gestión ambiental responsable en el sector del packaging implica, sobre todo, inversión en investigación y desarrollo. Algo que en Knauf tenemos muy claro, por eso contamos con los últimos avances en nuestro laboratorio de innovación, donde desarrollamos materiales que ofrecen el mejor rendimiento técnico al menor coste ambiental posible.

Y significa compromiso con la reciclabilidad, la reutilización y la recuperación de los envases. Acreditadas para la gestión de residuos no peligrosos, todas nuestras plantas son Centros ECO-EPS, donde recogemos los envases de poliestireno expandido, 100% reciclables, para darles una nueva utilidad.

Hemos desarrollado nuestro propio certificado de sostenibilidad, que garantiza la baja huella de carbono de nuestros envases de EPS, y nos hemos implicado en proyectos internacionales para la eliminación de los residuos plásticos en el ambiente, especialmente para evitar su vertido en el mar. Es el caso de Operation Clean Sweep (OCS), a través del cual nos comprometemos a impedir la pérdida de granza en el medioambiente.

 

– Operation Clean Sweep (OCS)

Igual que decíamos que un SGA no es una simple declaración de intenciones, ya que requiere la adaptación de los procesos productivos, ocurre lo mismo con la adhesión a OCS.

No basta con firmar un manifiesto, sino que hay que aplicar las correcciones necesarias para que toda la materia prima que utilizamos en la fabricación de envases se integre en la cadena productiva.

Impulsado en Norteamérica, el programa llegó a Europa en 2015. En España lo coordina la Asociación Española de Industriales de Plásticos (ANAIP). Para formar parte de él, las empresas que trabajan con plásticos deben adquirir seis compromisos:

  • Mejorar la configuración del lugar de trabajo para prevenir las pérdidas de granza.
  • Desarrollar y hacer públicos procedimientos internos para eliminar por completo las pérdidas de material plástico.
  • Formar a los empleados para la prevención, contención, limpieza y eliminación de vertidos.
  • Someterse a auditorías regulares.
  • Cumplir con todas las regulaciones oficiales sobre la manipulación de plásticos industriales.
  • Alentar a todos los integrantes de la cadena de suministro del plástico a alinearse en los mismos objetivos.

La gestión ambiental es una obligación en cualquier empresa, más allá del estricto cumplimiento de la legislación, para demostrar un compromiso real con el cuidado de nuestro entorno.

 


¿Quieres que tus productos sean más sostenibles?

En Knauf Industries hemos organizado dos webinars sobre economía circular y ecodiseño de los productos. Están disponibles y puedes descargarlos a través de este enlace:

DESCARGAR WEBINARS ECONOMÍA CIRCULAR