Factores para una Construcción Sostenible

Construcción sostenible

La construcción sostenible es una nueva manera de edificar con materiales y tecnologías menos lesivas para el medioambiente. Implica: 

  • menos emisiones de gases de efecto invernadero,  
  • menos consumo energético,  
  • un uso más eficiente de los recursos naturales,  
  • el empleo de materiales más respetuosos con el entorno, incluida la reutilización, el reciclaje y el uso de materiales reciclados. 

Es el paso necesario para superar las ineficiencias de la construcción actual y lograr, además, edificios más confortables y saludables.   

Materiales ecológicos para la construcción 

En los últimos años se han lanzado versiones sostenibles de algunos materiales de construcción tradicionales. Junto a ellos, la innovación en materiales sostenibles y las nuevas tecnologías permiten hablar por fin de sostenibilidad aplicada a la edificación. 

Ejemplos de materiales sostenibles 

Algunos materiales ecológicos para la construcción que suponen una revisión de los tradicionales son:  

  • la madera certificada,  
  • los ladrillos de tierra comprimida,  
  • el hormigón reciclado,  
  • el poliestireno expandido reciclado (rEPS) 
  • polipropileno expandido (EPP). 

Innovación en materiales respetuosos con el entorno 

  La arquitectura sostenible y el diseño ‘ecoamigable’ han abierto las puertas a materiales innovadores que contribuyen a la mejora de la eficiencia energética de las construcciones y a una reducción de la huella de carbono en proyectos de construcción. 

En muchos casos proporcionan además una solución de reutilización o reciclaje de los materiales. 

  Entre estos nuevos materiales están los ladrillos con cianobacterias que no requieren horneado o se fabrican con cenizas de árboles quemados en incendios, azulejos con PET reciclado a partir de botellas, bloques con micelios (aún en fase experimental) y NEOPS, la alternativa renovable al EPS desarrollada y patentada por Knauf Industries. 

 Ventajas del uso de materiales sostenibles en la construcción 

  Durante décadas la construcción se ha basado en la extracción de enormes cantidades de materias primas, cuyo procesamiento y transporte requiere grandes cantidades de energía. 

  Frente a ese modelo, la implementación de prácticas sostenibles en la industria de la construcción dibuja una nueva edificación más amigable con el entorno. Veamos algunas de sus ventajas: 

  • Sostenibilidad ambiental. Se potencia el uso de materiales renovables, reciclados o certificados. Así se frena la extenuación de unos recursos finitos, con el consiguiente daño a los ecosistemas. 
  • Reducción de las emisiones de carbono. El uso de materiales y tecnologías con un menor impacto ambiental a lo largo de todo el ciclo de vida reduce la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), responsables del calentamiento global. 
  • Edificios saludables. Los nuevos materiales contienen menos productos químicos tóxicos y compuestos orgánicos volátiles (COV). De esta forma mejora la calidad del aire interior en las edificaciones. 
  • Eficiencia energética. Se consume menos energía al construir y en el uso del edificio. Más adelante lo veremos en detalle. 
  • Durabilidad. Los nuevos materiales sostenibles igual de resistentes o más que los tradicionales. Esto permite prolongar la vida útil de las construcciones y los convierte en una excelente alternativa para la rehabilitación energética, como sucede con los paneles de SATE de EPS o NEOPS. Se reduce así la frecuencia en las reparaciones o reemplazamiento, con lo que se generan menos residuos. 
  • Impulso económico. En dos vertientes: por un lado, se potencia la producción local de materiales para la construcción; por otro, surge la necesidad de nueva mano de obra cualificada. 

 Eficiencia energética en la construcción sostenible 

 El marco del Pacto Verde Europeo obliga a la construcción a ser más eficiente. 

 Esto aplica, inicialmente, a la fase de construcción (procesos con menos consumo energético). Para ello se emplea la metodología BIM (Building Information Modelling) que permite un trabajo colaborativo, unificando y armonizando todos los procesos constructivos de forma digital. 

Esta estrategia de eficiencia se prolonga durante la fase de uso (gracias a la mejora de los aislamientos y el confort obtenido con menos consumo) y se extiende al fin del ciclo de vida del edificio (recuperación de los materiales según el pasaporte de materiales de la construcción). 

Estrategias para lograr la eficiencia energética en construcción 

  Para reducir el consumo energético hay que aplicar varias estrategias combinadas y a largo plazo. Estas son las más frecuentes:  

Ecodiseño. Un edificio eficiente nace en el propio proyecto. Los arquitectos expertos en viviendas ECCN-Passivas, de balance cero y positivas, como el estudio RC Arquitectura, tienen presente a la hora de planificar un edificio la orientación solar, la ventilación natural y la incorporación de sistemas de autoconsumo energético, entre otros.  

Aislamiento. Evitar pérdidas del calor o el frío del interior a través de puentes térmicos en la envolvente, los techos o el suelo. Es el objetivo prioritario del Consorcio Passivhaus, que integra a empresas especialistas en eficiencia energética y aislamiento, como e Knauf Industries.   

Iluminación y electrodomésticos inteligentes y más eficientes. Los sistemas activos de ahorro energético incluyen la iluminación LED de bajo consumo, electrodomésticos y equipos capaces con auto apagado cuando no se usan o modos de consumo reducido cuando no es preciso que trabajen a plena potencia. 

  Energías renovables en la edificación. Uno de los pilares de la construcción sostenible es el autoconsumo energético con renovables.   

Soluciones Aislamiento Térmico Knauf Industries

Tecnologías verdes y energías renovables 

  Los edificios son responsables del 40% del consumo energético de la Unión Europea y generan el 36% de las emisiones de GEI a lo largo de su ciclo de vida. Es decir, en su construcción, el uso, la rehabilitación y, finalmente, la demolición. 

 Las tecnologías verdes en el sector de la construcción buscan minimizar el impacto ambiental de los edificios y promover prácticas sostenibles en su diseño, construcción y uso. Se centran, sobre todo, en el ahorro de energía y su consiguiente reducción de emisiones de carbono. 

 Entre las tecnologías pasivas que favorecen el autoconsumo destacan la instalación de paneles solares, la geotermia y, en menor medida, la energía eólica doméstica. 

 En cuanto al diseño pasivo que reduzca de forma natural el consumo energético encontramos la mejora de los aislamientos de la envolvente con SATE, los tejados verdes, la instalación de sistemas de sombreado o la integración de zonas ajardinadas. 

 Otras tecnologías que ya se están implementando, tanto en edificios industriales como en residenciales, son los sistemas de gestión de agua, desde la recolección de aguas pluviales para riego a la reutilización para usos no humanos de las aguas grises (por ejemplo, reaprovechar el agua de algunos usos industriales para las cisternas del wc). 

Edificios saludables por construcción sostenible

  Prácticas sostenibles en la industria de la construcción 

 En la construcción tradicional apenas se ha tenido en cuenta una gestión eficiente de los residuos, ni el impacto energético. Esta situación está cambiando, incorporando nuevas metodologías y materiales para adecuarse a las exigencias climáticas que marca el Objetivo 55 (Fitfor55). 

  En cambio, la construcción industrializada sostenible ya nace con la sostenibilidad y la eficiencia en su ADN.  

  Reducción de la huella de carbono 

  Un primer paso para minimizar el impacto ambiental es realizar un diseño sostenible. Esto implica buscar los materiales con menor huella de carbono y que generen la menor cantidad posible de residuos en obra. 

 Para lo primero se sustituyen aquellos materiales cuya extracción o fabricación requiere un alto consumo energético (hierro, acero, hormigón…) por sus alternativas circulares, como el hormigón reciclado o el acero reciclado. 

  Algo similar sucede con la madera. Frente a la grave amenaza de la deforestación, cada vez se emplean más maderas de bosques certificados (con los sellos FSC y PEFC). Su uso dentro de la nueva construcción industrializada y sostenible va más allá de una mera función decorativa y adquiere funciones estructurales.  

  En esta estrategia de sostenibilidad el EPS y el EPP (y sus alternativas recicladas, rEPs y rEPP), junto con NEOPS®, por sus excelentes prestaciones aislantes, su ligereza y la limpieza que permiten en obra, se han convertido en pilares de la nueva construcción industrializada sostenible y eficiente. 

  Gestión de residuos y reciclaje en la construcción 

  La construcción convencional cuenta con dos graves ineficiencias: la generación despreocupada de residuos en obra y su abandono en vertederos. 

  Hoy sabemos que los materiales de construcción son bienes cada vez más escasos y caros, cuya gestión debe hacerse de forma eficiente, procurando recuperarlos al final de su ciclo de vida

La economía circular aplicada a la construcción convierte a los edificios en bancos de materiales. Hacer constar en un pasaporte de la construcción qué materiales intervienen en cada edificio, dónde se encuentran y cómo desmontarlos para su reciclaje y/o reutilización en la construcción es clave para garantizar la viabilidad medioambiental de los edificios.  

Por supuesto, hacen falta sistemas de gestión de residuos en la construcción sostenible que favorezcan la recogida de residuos en obra. También es preciso un ecodiseño que facilite que los materiales sean fácilmente recuperables al final del ciclo de vida y que existan sistemas de reciclado accesibles, eficientes y de bajo costo

El EPS, rEPS y NEOPS® cumplen con nota ambos requisitos.  El primero podemos encontrarlo en placas de SATE y en los novísimos bloques constructivos LEGACY®. 

Catálogo Legacy

 Certificaciones y estándares de construcción sostenible 

 Existen varias certificaciones y estándares de construcción sostenible en todo el mundo. Proporcionan pautas claras y objetivas para que los proyectos de construcción puedan lograr niveles reconocidos de sostenibilidad y eficiencia energética

Dependiendo de la ubicación y las metas específicas de sostenibilidad de un proyecto, los promotores pueden optar por obtener una o varias de estas certificaciones para validar sus esfuerzos en construcción sostenible. 

Principales certificaciones internacionales 

Uno de los certificados más utilizados es LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental). Otras certificaciones y estándares internacionales son: 

  • BREEAM (Building Research Establishment Environmental Assessment Method) 
  • Green Star, Living Building Challenge, HQE (Haute Qualité Environnementale), Passivhaus, Edificios ECCN (Edificio de Consumo Casi Nulo), Edificio Net Zero, EnerPHit (avala la rehabilitación de edificios según el estándar Passivhaus), DGNB (Sistema de Certificación de Construcción Sostenible), EDGE (Excellence in Design for Greater Efficiencies)… 

 Beneficios económicos y sociales de las certificaciones 

 Pese a que en un primer momento el desembolso por una casa eficiente sea superior a una casa convencional, las ventajas económicas de la construcción sostenible son notables: menos consumo energético, menos gastos de mantenimiento, calidad de vida y gestión de residuos… 

Al contar con autoconsumo de renovables en la edificación, se estimula además la movilidad sostenible, ya que cargar el coche a la red tiene un coste muy bajo. 

El diseño de estos edificios suele integrar zonas verdes que contribuyen a modular las altas temperaturas del verano, purifican el aire y ejercen de sumideros de carbono, tres ejes para el urbanismo sostenible y la planificación urbana verde. 

Esto no solo contribuye a tener un ecosistema más limpio y a que seamos más respetuosos con el medioambiente, algo que notarán nuestras generaciones futuras, sino que al mejorar desarrollo sostenible aumentará nuestra calidad de vida de forma sustancial.  

De cara a la responsabilidad social en la construcción sostenible, este modelo de bioconstrucción y construcción saludable permite planificar las viviendas y las ciudades como entornos más saludables. Es decir, con mejor calidad de aire, menos ruido y menos contaminación.  

Además, los edificios con mejor certificación energética suelen contar con bonificaciones fiscales, así como una menor tasa de IBI.   

FAQ sobre Construcción Sostenible

¿Qué es la construcción sostenible y por qué es importante?

La construcción sostenible es una nueva manera de edificar con materiales y tecnologías menos lesivas para el medioambiente. Implica menos emisiones de gases de efecto invernadero, menos consumo energético, un uso más eficiente de los recursos naturales, el empleo de materiales más respetuosos con el entorno, incluida la reutilización, el reciclaje y el uso de materiales reciclados.

¿Cuáles son los materiales ecológicos más utilizados en la construcción sostenible?

Algunos materiales ecológicos para la construcción que suponen una revisión de los tradicionales son la madera certificada, los ladrillos de tierra comprimida, el hormigón reciclado, el poliestireno expandido reciclado (rEPS) y el polipropileno expandido (EPP). 

¿Qué beneficios económicos ofrece la construcción sostenible?

Pese a que en un primer momento el desembolso por una casa eficiente sea superior a una casa convencional, las ventajas económicas de la construcción sostenible son notables: menos consumo energético, menos gastos de mantenimiento y gestión de residuos…

Scroll al inicio