La llegada de nuevos alimentos revoluciona el sector de packaging

El Futuro del Packaging

La sociedad cambia a pasos acelerados. No tenemos los mismos hábitos que nuestros padres, ni comemos igual que ellos. Este nuevo estilo de vida ha impulsado la aparición de nuevas formas de comer y hasta de nuevos alimentos que obligan a  incorporar de nuevas soluciones de packaging para alimentos.

El crecimiento demográfico a nivel planeta también está detrás de la irrupción de nuevas formas de producir alimentos. Basta un dato para entender la magnitud del problema: en 2050 la población mundial rondará los 9.770 millones de personas. Con el cambio de siglo serán 11.180 millones. Hacen falta más alimentos, que consuman menos recursos y dejen menos residuos.

Un reto que exige una respuesta innovadora de la industria alimentaria y que demanda también nuevas soluciones de packaging.  

Los nuevos estilos de vida revolucionan las tendencias en packaging alimentario

Nuevas tecnologías de envasado

Salir de la oficina, ir al gimnasio y comprar alguna comida preparada para cenar en casa es ya es una costumbre para muchos ciudadanos. Hay quienes ni siquiera pierden tiempo en cocinar. Prefieren calentar algo ya hecho y disfrutar de una serie. Y, si por lo que sea, no lo consumen hoy, quieren que se conserve varios días.

Paralelamente, crece la conciencia medioambiental entre los ciudadanos. Y eso afecta también a los residuos de envases. 

Ya no basta con que el envase cumpla su función de receptáculo. Cada vez son más las voces que reclaman un etiquetado medioambiental similar al Nutriscore, pero valorando cómo influye su cesta de la compra en el entorno. Y en este sentido, el  impacto medioambiental del packaging tampoco pasa desapercibido. 

Las nuevas inquietudes del consumidor, sus nuevos hábitos y las nuevas exigencias normativas han obligado al sector del packaging a apuntarse a la innovación en envases de alimentos. 

La tendencia hacia envases más sostenibles

El documento El packaging como experiencia, publicado por Packaging Cluster sitúa la Sostenibilidad como una de las grandes tendencias del packaging. El consumidor exige responsabilidad a las marcas en las que deposita su confianza y mira tanto el producto, como el recipiente. 

El packaging de alimentos deja una huella notable en todo su ciclo de vida, desde la elección de las materias primas a su gestión como residuo al final de la misma. De ahí la importancia de seleccionar los materiales con mejor perfil medioambiental e incorporar el ecodiseño teniendo en cuenta el peso, la reciclabilidad… para minimizar ese impacto.

El diseño de envases sostenibles figura entre los cambios en la normativa de envases del RD Envases y Residuos de Envases y la Ley de Residuos y suelos contaminados. Se traducen en varias coordenadas:

  • Mejorar la reciclabilidad
  • Reaprovechar/reutilizar
  • Ecodiseño
  • Reducción de plásticos
  • Reducción de residuos en el packaging

Reciclar más y mejor

Los envases plásticos se apuntan al ecodiseño para aligerar la cantidad de materia prima, incorporar plástico reciclado (como R’KAP®) con el que además, se libran del impuesto al plástico, o ser monomaterial para garantizar un completo reciclaje.

Envases reutilizables y retornables

Las generaciones más jóvenes tienen claro que el modelo de usar y tirar no es sostenible. Igual que asumen como cotidiano la compra de objetos de segunda mano (véase el éxito de plataformas como Wallapop), entienden que los envases pueden tener una segunda vida. Esta es la esencia del reciclaje y la reutilización de envases. 

Lejos de ser una utopía, los envases reutilizables y retornables poco a poco ganan espacio en los lineales de los supermercados, ayudados por la digitalización en el packaging. Su huella de carbono es, en principio, menor a los de un solo uso, pero dependerá en cada caso de las veces que se puedan reutilizar, de la distancia que tengan que recorrer para volver a ponerse en circulación…

La plataforma Loop, que ya funciona en Inglaterra, Francia y Estados Unidos, ya ofrece este servicio en establecimientos como Burger King o Tesco. El funcionamiento es simple: una vez terminado el producto, el usuario lo deposita en un contenedor, escanea un código QR y recibe un reintegro monetario. 

Los envases, una vez lavados y acondicionados, se rellenan de nuevo para volver al punto de venta. Gigantes de la alimentación como Coca Cola, Heinz o Nestlé ya se han asociado a esta plataforma.

A nivel doméstico, basta con hacer envases aptos para el lavavajillas. Las bandejas con tapa Kary® Cristal de Knauf Industries resisten 20 ciclos de lavavajillas según NF EN 12875.

Una circularidad que también encontramos en la gama de envases reutilizables KEEPY®. Fabricados en KAPLIGHT®, presentan además otra peculiaridad: están libres de negro de carbono para facilitar su detección en los sistemas de clasificación de las plantas de reciclado. 

Reducción de plásticos

El problema de los residuos plásticos obliga a buscar soluciones para reducirlos. La más inmediata es hacerlos cada vez más ligeros y más fáciles de reciclar.

A esta estrategia se suman los nuevos envases biodegradables y compostables. Este tipo de bioplástico funciona especialmente bien en productos ecológicos, artesanos y de alto valor añadido. Sus clientes presentan un alto compromiso medioambiental y están dispuestos a pagar un poco más si eso supone una menor huella de carbono.

El éxito de estos plásticos compostables no solo depende de la voluntad del usuario. También requiere una infraestructura para hacerlo posible, ya sea con compostadoras domésticas, vecinales o municipales (el cubo marrón). Si no se procesan adecuadamente o se dejan a la intemperie creyendo erróneamente que son ‘biodegradables’, pueden durar intactos muchos años.  

Los plásticos compostables Coinciden con los plásticos convencionales en sus altas prestaciones para la protección alimentaria en el packaging. Pero, con un compostaje bien gestionado, no se convierten en residuos. 

La industria del cartón, por su parte, se postula como alternativa incorporando nuevos aditivos que confieren a este material cualidades similares a las del plástico en cuanto a la resistencia al agua y las grasas. El cartón cuenta con la ventaja de ser biodegradable de forma natural. Sin embargo, la huella de carbono que añaden estos aditivos cuestiona precisamente la sostenibilidad que vienen a defender.

Nuevas tecnologías y nuevos materiales aplicados al packaging

El consumidor lo tiene claro: quiere alimentos que duren más, se vean mejor y sean más fáciles de manipular. Con la pelota en su tejado, el sector del packaging no cesa de presentar innovaciones en nuevas tecnologías y nuevos materiales para el packaging.

Las nuevas tecnologías permiten desde avances en biopolímeros para envases compostables a usar inteligencia artificial para la simulación de impactos que permitan diseñar envases reforzados en los puntos débiles.

nuevos cultivos

Bandejas skin

Las bandejas skin para envasado al vacío cada vez son más frecuentes en los lineales del producto fresco de alto valor, como solomillos, carne picada de alta gama o piezas de pescado.

Este tipo de envases proporcionan varios días extra de durabilidad al producto, reduciendo así el desperdicio alimentario.

Una solución win-win que beneficia al vendedor, con más días para dar salida al producto, y al consumidor, que cuenta con más margen de tiempo para cocinar el alimento sin que se eche a perder en la nevera. 

Además, al ser más ligeros y ocupar menos espacio, optimizan el transporte y mejoran la presencia en el punto de venta. Por si fuera poco, dan un aspecto premium al producto que permite crear una estrategia de comunicación y marketing en el packaging.   

Nuevos films biodegradables

Los films multicapa de barrera en EVOH presentan dificultades para su reciclado debido a su composición multimaterial. Teniendo en cuenta la amplia presencia de este tipo de envases y las nuevas exigencias de la economía circular y el packaging ya hay una nueva generación de films concebidos para no dejar huella. 

Los nuevos films biobasados y compostables son transparentes, aptos para el sellado y permiten envasar alimentos de alto valor, como salmón o especias. Si se fabrican de acuerdo a la norma ISO-EN 13432 y ASTM 6400 y el usuario los deposita en el contenedor marrón, en tres meses se convierten en compost.

Estos films tendrán un papel clave en los próximos años, en especial, con la llegada de los nuevos alimentos a base de proteínas de extrusión en húmedo, fermentadas o cultivadas a partir de tejidos animales. Estos nuevos alimentos ‘crecen’ en grandes tanques y pueden convertirse en producto mediante impresoras 3D u otras técnicas.

Suena a futuro lejano, pero ya se está trabajando para escalar la producción de salchichas, hamburguesas, dumplings, kebabs o albóndigas con sabor a carne, textura de carne, pero sin ‘carne’ de origen animal. Aptas para veganos y con menos huella de carbono que la carne convencional.

Etiquetado inclusivo

La tecnología aplicada al packaging permite también mejorar su usabilidad y hacerlos más inclusivos. 

En los desarrollos de los nuevos envases ya se tiene en cuenta su ergonomía, facilidad de apertura para personas con dificultades motrices (incorporando, por ejemplo, films de sellado fáciles de despegar) o la posibilidad de incorporar códigos de lectura digital para hacerlos ‘legibles’ a las personas con problemas de visión.

etiquetados con QR en packaging

Envases aptos para calentar

Una de las grandes reticencias frente al plástico es que ‘suelte sustancias tóxicas’ (los conocidos como NIAS, non intentionally added substances) al calentarse. Pero, paradójicamente, cada vez se compran más alimentos preparados listos para calentar en casa.

El auge de la comida para llevar y los envasados de quinta gama ha creado la necesidad de contar con nuevos materiales aptos para el microondas. Esta propiedad, hasta ahora era exclusiva del polipropileno (PP) y aquellos análogos, como R’KAP®.

El APET (tereftalato de polietileno amorfo) es un material plástico que ya se usa en termoformados. Posee una gran transparencia y es apto para microondas.

El CPET (Polietileno Tereftalato cristalizado) va más allá. Este material parcialmente cristalizado y opaco mantiene su forma a altas temperaturas. Esto lo convierte en apto para microondas y para horno.  

El cambio climático crea nuevas necesidades de packaging

El cambio climático castiga con especial dureza al campo. Cada vez las sequías son más prolongadas y se alternan con lluvias torrenciales. Las nuevas tecnologías agrícolas buscan soluciones que produzcan más alimentos, de forma regular y con menos agua.

Así surgen los cultivos hidropónicos o cultivos en vertical. Estos campos de cultivo de ciencia ficción requieren utilizan solo el sustrato imprescindible y utilizan el riego estrictamente necesario, monitorizado siempre por sistemas de inteligencia artificial.

Todos estos avances caerían en saco roto si el envase donde se transportan las frutas o verduras una vez cosechadas no preserva al máximo su duración.

Uva, albaricoque o cereza son algunas de las frutas de hueso, especialmente vulnerables a los impactos, que se benefician de envases que amortigüen los impactos, sin obstaculizar la transpiración.  

webinar de postcosecha

Las cajas de poliestireno expandido (EPS) son una de las soluciones que ya se emplean para prolongar la vida útil de la fruta. Esto es posible gracias a que, al permitir la transpiración, se reducen las pudriciones por la condensación de humedad. Además, su capacidad de absorción de impactos previene los daños en la superficie que aceleran el deterioro enzimático del producto.

Pero además de proteger, el envase puede remar a favor de las transformaciones que van a sufrir los alimentos. Nuestros envases Harvest de polipropileno expandido (EPP) optimizan la calidad de la uva para uso vinícola, como avala una investigación realizada por Knauf Industries en colaboración con la Universidad Miguel Hernández.

Descubre en este webinar cómo afecta el envase de las uvas a la calidad del producto

Soluciones de futuro para los alimentos de hoy

El tablero de juego de la alimentación vive una época de grandes transformaciones. Es más que probable que en unos años nuestro menú diario sea muy distinto al de ahora. El reto del packaging es dar una respuesta sostenible y accesible para hacerlo posible.

Preguntas frecuentes de usuario sobre el Futuro del Packaging

¿Cómo están impactando las nuevas tecnologías en el diseño de envases?

Las nuevas tecnologías permiten desde avances en biopolímeros para envases compostables a usar inteligencia artificial para la simulación de impactos que permitan diseñar envases reforzados en los puntos débiles.

¿Cómo se están adaptando las empresas de packaging de alimentos a las tendencias del mercado?

Las nuevas inquietudes del consumidor, sus nuevos hábitos y las nuevas exigencias normativas han obligado al sector del packaging a apuntarse a la innovación en envases de alimentos. 

¿Qué impacto ambiental tiene el packaging de alimentos?

El packaging de alimentos deja una huella notable en todo su ciclo de vida, desde la elección de las materias primas a su gestión como residuo al final de la misma. De ahí la importancia de seleccionar los materiales con mejor perfil medioambiental e incorporar el ecodiseño teniendo en cuenta el peso, la reciclabilidad… para minimizar ese impacto.


Scroll al inicio